Buenas de nuevo wowers, ¿qué tal lleváis abril? Un poco pasado por agua ¿no? A pesar de los días lluviosos, ya estamos disfrutando de algún que otro día perfecto para rodar con nuestras motos.
Con la llegada del buen tiempo empezamos a salir más con la moto y sobre todo, nos gusta inmortalizar mucho esos momentos. Cogemos las cámaras y convertimos nuestras motos en reporteras andantes, por eso que hoy quería aprovechar y hablaros un poco sobre este tema. Está a la orden del día y en el mercado existen infinidad de cámaras de acción y todo tipo de soportes para poder colocarlas en nuestras motos, cascos… pero, ¿hasta qué punto es legal utilizar este tipo de cámaras cuando estamos en plena ruta? 

 

Que en Woman on Wheels nos gusta mucho y compartimos la pasión de coger curvas no es un secreto y muchas veces necesitamos inmortalizar esta pasión, pero quizás no nos hemos parado a pensar si está permitido y nos surge la duda de la legalidad, su utilización y cómo y para qué podemos usar las imágenes que hemos grabado.
¿Es legal instalar este tipo de cámaras? ¿Se pueden hacer públicas las imágenes que grabamos? ¿Es seguro instalarlas en nuestras motos o cascos?
Cada vez es más habitual ver a motoristas con cámaras de acción instaladas y no somos conscientes de los factores que entran en juego:
La ley de protección de datos y la Seguridad en la moto.

Instalar una cámara de vídeo en nuestra moto o casco será ilegal siempre que:

  • Su instalación modifique la estructura integral del casco o moto. Por ejemplo, en el caso del casco, modificamos la estructura si la colocamos en un lugar erróneo ya que el casco pierde la homologación. 
  • No debe interferir la vista de ningún indicador (velocidad, combustible, etc).
  • Obstaculice el acceso a los mandos de la moto, la visión en la carretera.

Ante todo, debemos tener en cuenta que los agentes de seguridad podrán solicitarnos que quitemos la cámara si no queremos ser multados.

Hacer públicas las imágenes que grabamos.. Ley de protección de datos:

  • La ley orgánica señala que: “El régimen de protección de datos de carácter personal que se establece en la presente Ley Orgánica no será de aplicación a los ficheros mantenidos por personas físicas en el ejercicio de actividades exclusivamente personales o domésticas”. 
  • “Todas las imágenes que se toman de los espacios públicos y privados pueden contener información de tipo personal de los/as usuarios/as que aparecen en ellas. Para poder grabarlas, es necesario el consentimiento de dichas personas, y al circular con cámaras en la moto no se ha obtenido este. Así, grabar personas, matrículas de coche e incluso marcas de empresas no está permitido” (Artículo 6 de la Ley Orgánica de Datos Personales).

 Al circular con las cámaras no somos conscientes, pero estamos grabando imágenes de personas que no nos han dado su autorización. En resumen, sólo podremos utilizar las imágenes grabadas en el ámbito privado o personal; si queremos publicarlas en nuestras redes o web o crear contenido que se va a hacer público deberemos eliminar las matrículas de los vehículos y las caras de la gente, una práctica que pocas veces se lleva a cabo.

La seguridad en la moto:

Cuando instalamos una cámara en nuestras motos inconscientemente vamos pendientes de ella, esto puede provocar que perdamos la concentración y podemos provocar un accidente.
En definitiva,  circular con cámaras puede parecernos que no implica ningún riesgo pero las normativas están claras.  No está permitido circular con cámaras, sino la grabación de imágenes en espacios públicos sin el consentimiento de los que salen en ellas.
Espero que este artículo os sirva para valorar si instaláis una cámara en vuestras motos o no. 

Nos leemos pronto…
Marta Rodríguez Flores