¿Qué tal esos turrones y esos villancicos? ¿Cómo van las navidades Wowers?

¿No me digáis que no os apetece salir a dar una vueltecita con vuestras motos? A ver, ya sé que hemos pasado de tener días soleados y calurosos a días más oscuros y frescos pero… Nada ni nadie puede evitar que saquemos nuestras bestias a pasear así que venga, a levantarse del sofá, vestirse y a disfrutar de esa sensación tan maravillosa que sentimos cada vez que montamos en nuestra moto. Como os decía antes, en invierno los días son más fríos, las carreteras están mojadas y hay nieve y hielo, es por eso  que hoy os traigo un post en el que os hablo de algunos consejos. Buenos consejos que me han dado mis mentores en este mundo motero para que la conducción en invierno sea segura y confortable pero, sobre todo, para que podamos disfrutar de la moto al 100% sin que las inclemencias meteorológicas o una falta de información nos jueguen malas pasadas.

N

Hacernos ver

A parte del frío y mal tiempo, en invierno una de las cosas que tenemos que tener en cuenta son las horas que tenemos de luz. Esta estación del año supone menos horas de luz y de menor intensidad en un día sin nubes. Esto hace que las condiciones de visibilidad empeoren notablemente así que el primer consejo que os traigo hoy es que nos tenemos que hacer ver y para ello deberemos emplear prendas de ropa reflectantes para que el resto de usuarios de la vía nos puedan reconocer desde lejos. No sé vosotr@s pero yo, por el tipo de moto que llevo, abuso de las prendas oscuras por tema estético y sobre todo por que son prendas “más limpias”. Hay muchísimas prendas que ya incluyen estos materiales reflectantes pero, si no es tu caso, los chalecos con colores llamativos (los chalecos de seguridad que debemos llevar en nuestros vehículos por si tenemos una avería) son perfectos. Hay chalecos reflectantes específicos para moto, con cierres de seguridad para que no parezcamos “superman” encima de nuestras motos.

Maximizar la visibilidad nos ayudará en estos días tan oscuros.

N

MANTENER NUESTRO CUERPO CALIENTE

Todos sabemos que en la moto es posible que pasemos frío. Este consejo es más fácil de decir que de hacer, ya que mantener la temperatura caliente en nuestras manos, pies y piernas cuando vamos en moto suele ser una misión complicada.  Las inclemencias meteorológicas enseguida hacen que nuestro cuerpo se estremezca; el frío nos provoca ir en tensión y por lo tanto no nos permite una conducción óptima y, sobre todo, poder disfrutar. Los pies y las manos son las primeros en quedarse helados y después les sigue el pecho. Esto supone un riesgo para la conducción; intentamos entrar en calor y esto hace que nos distraigamos y perdamos la atención total a la carretera y al correcto manejo. Es por ello que el equipamiento en esta época del año juega un papel protagonista y no hay que escatimar en gastos porque es por nuestra propia seguridad. Empezamos de dentro hacia fuera pues la ropa que llevemos pegada al cuerpo es la que va hacer la función principal de mantener la temperatura. De dentro hacia fuera:

Calcetines altos y térmicos

Camiseta térmica

Mallas térmicas

Sotocasco

Sotoguante

Todas estas prendas irán pegadas a nuestro cuerpo, no es que den calor, su función es la de mantener la temperatura corporal impidiendo el paso del frío. Nos resguardarán del frío y de la humedad.

En la parte intermedia de nuestro cuerpo, es recomendable llevar ropa de invierno. Un buen traje térmico e impermeable es fundamental. En mi caso, en invierno no me separo de mi traje de cordura, es térmico e impermeable y me permite poder quitármelo fácilmente si no voy encima de la moto.

En las manos usaremos unos guantes de moto de invierno. Hay métodos como guantes calefactables, llevan su propia batería, estos mantienen calentitas las manos en todo momento.

N

ANTICIPÉMONOS

En cuanto a normas de seguridad, todos sabemos que montar en moto conlleva un riesgo mayor que el de conducir un coche, no vamos protegidos. Estamos expuestos en todo momento. Y por ello nuestro comportamiento en carretera es determinante a la hora de que el resto de conductores sepa que estamos ahí.

Mantendremos una gran distancia de seguridad

Evitaremos, en la medida de lo posible, los ángulos muertos

Señalizaremos en todo momento nuestras maniobras

Respetaremos al 100% las normas de seguridad

Y muy especialmente, estaremos pendientes de nuestra trayectoria en todo momento

No os olvidéis de mantener las pantallas de vuestros cascos en perfectas condiciones. Usaremos pantallas claras por la noche, las protegeremos ante lluvias y sobre todo , intentaremos evitar que se empañen. Hay productos que evitan estos dos factores.
N

NUESTRA MOTO (PREPARACIÓN)

Aquí vamos con la parte más importante, nuestra moto. Está claro que necesitamos una buena indumentaria, una concienciación en nuestra conducción en invierno pero la parte de la moto es muy importante.

Los neumáticos: escoger unas buenas ruedas es fundamental y más si vives en zonas donde la nieve forma parte del entorno. Vigilaremos que nuestros neumáticos tengan dibujo y estén en condiciones óptimas para la conducción. Nada de ruedas lisas y desgastadas si no quieres pasarte la mayoría del tiempo en el suelo… En este artículo no os voy a hablar de marcas concretas, simplemente buscaremos unos neumáticos que agarren bien y funcionen en suelo mojado y a temperaturas muy bajas. Da igual que moto lleves, estas ruedas son las más eficaces.

Revisar siempre las presiones de las ruedas

Niveles y estados de aceites

Revisaremos el estado de la batería

Revisaremos luces y conexiones eléctricas

Importante, en invierno, las carreteras suelen tener sal, esta sal hace que nuestra moto se deteriore. Si sales a dar una vuelta o de viaje, no te olvides de lavar tu moto antes de guardarla, hay que quitar la sal

Está claro que todos estos consejos nos facilitarán las cosas si como a mí, nos gusta montar en moto ya sea invierno, verano u otoño. Eso sí, hagámoslo con sentido común.  Pensemos en todo y en lo que nos rodea incluida nuestra conducción. Nos tenemos que adaptar al estado de las carreteras mucho más allá del frío. El frío, la suciedad en el asfalto, las placas de hielo, la sal….

En invierno todo se magnifica, así que ya sabéis, una buena equipación, un buen mantenimiento de nuestra moto pero sobre todo, cabeza. Siempre cabeza.

Nos leemos.

Hasta el próximo post.