Cada 19 de octubre se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, un día en el que recordamos el compromiso que tenemos toda la sociedad en la lucha contra esta maldita enfermedad. Una de las más comunes y más frecuentes entre las mujeres occidentales. En nuestro país, se diagnostican alrededor de 32.825 nuevos casos de Cáncer de Mama al año (cifras recogidas por la Asociación Española Contra el Cáncer). Con la celebración de este día se busca concienciar a toda la sociedad de la importancia de un diagnóstico precoz y sobre todo, que se pueda seguir investigando para avanzar en la lucha contra esta enfermedad.

Hoy me gustaría hablaros un poco de mi experiencia con este tipo de cáncer, ya que siendo adolescente en mi casa nos tocó vivirla de primera mano. Mamá estaba malita, sí.
Nunca te imaginas que algo tan horrible te va pasar a ti o alguno de tus familiares, pero estas cosas pasan y ¿sabéis qué? con amor, apoyo, fuerza y lucha, el camino empedrado se hace más fácil. Fueron días muy duros, pero había que estar al pie del cañón y ser positivos, porque seamos realistas, si todo lo de alrededor se vuelve negativo no ayudamos a nadie a que luche y mire hacia adelante.

Cuando pasó todo yo no era más que una niña, no tenía ni idea de que era el cáncer de mama ni las consecuencias que ello traería, operación, ciclos de quimio, de radioterapia, semanas horribles y otras mejores… Lo que sí os digo es que todo ello nos hizo volvernos más fuertes, ser más luchadores y afrontar la vida de otra manera. Yo no puedo dar muchos consejos sobre como sobrellevar la enfermedad de la mejor forma posible, lo que sí os puedo decir es que nunca jamás hay que tirar la toalla, no hay que dejar que esta enfermedad pueda con nosotros y que, de verdad, se cura y no solo por el tratamiento sino el amor, la familia, el apoyo y la lucha conjunta ayudan a que el proceso sea más fácil.
Por todo ello, desde hace años, en mi casa siempre se colabora en la investigación contra el cáncer y más concretamente contra el cáncer de mama.

Durante la semana del 19 de octubre, por toda España se han ido sucediendo eventos solidarios con un fin conjunto, la recaudación de fondos. Hoy me gustaría hablaros de dos eventos, concretamente eventos moteros solidarios (es mi especialidad ☺ ).

Kilómetros X Investigar

Evento solidario propuesto por el grupo H.O.G Madrid Chapter y Makinostra, una cita obligada en la que el objetivo es rodar y sumar kilómetros bajo el lema “En la lucha contra el cáncer aún quedan Kilómetros por investigar”. Los kilómetros realizados por los participantes se transforman en euros, este año donados a la Fundación Ramón y Cajal. Os puedo asegurar que en esta edición de 2018 hemos batido los récords de recaudación y participación. Más de 150 inscritos, 42.436 kilómetros recorridos y una cifra de recaudación de 6.148 euros. Ha sido un fin de semana lleno de solidaridad y emoción, con un fin de fiesta con conciertos, sorteos y entrega de premios para los participantes más solidarios. No dudéis de que Kilómetros por investigar se coloca entre los eventos solidarios más importantes en la lucha contra el Cáncer.

Ruta motera “Chalecos Rosas”

El otro evento solidario del que me gustaría hablar, a pesar de no poder haber participado en ninguna de sus ediciones por celebrarse en las Islas Baleares, es la Ruta Motera “Chalecos rosas”. En este 2018, su tercera edición, las chicas hicieron una ruta el día 21 de octubre a beneficio de la Asociación Española Contra el Cáncer de las Islas Baleares. Más de 100 mujeres formaron un lazo rosa para, a continuación, emprender marcha hacia el punto de encuentro para la salida de la ruta. Ruta encabezada por más de 100 moteras con chalecos rosas. El broche final, comida y rifas solidarias.

En definitiva, los moteros también somos solidarios. No dejéis nunca de luchar porque podemos con esto y mucho más.

Mucho amor, fuerza, apoyo y lucha para todas aquellas mujeres que habéis luchado, lucháis o lucharéis contra esta maldita enfermedad.

¡Podemos con ella!