Se trata de la Harley-Davidson Bucherer Blue Edition, la moto más cara del mundo, obra del preparador Bündnerbike  y de la compañía relojera y joyera Bucherer, que partieron de una Harley-Davidson Softail Slim S como base… aunque resulta casi irreconocible.

Lo que hace que tenga un precio tan elevado son los materiales utilizados. Hay multitud de elementos chapados en oro, tales como el freno y el embrague o las válvulas del acelerador, pero los auténticos protagonistas son los 360 diamantes repartidos por todo el conjunto, como en el manillar o el depósito de combustible.

Además se han fabricado llantas de diseño específico, se ha creado el color de la carrocería a través de seis capas de pintura y se ha instalado en el depósito un reloj modelo Patravi TravelTec II, entre otros detalles.

En total 2.500 horas de trabajo para el equipo de ambas compañías, que estuvieron tres meses con el proyecto. Una pasada de moto… ¡Y de precio! Puedes verla pinchando aquí.