Hola de nuevo Wowers, ¿qué tal?, ¿cómo estáis? Antes de empezar con una nueva publicación me gustaría agradeceros a todos la gran acogida que están teniendo mis artículos, es un honor y sobre todo un empujón para seguir plasmando en estas líneas lo que siento y compartir con todos vosotros lo que más me gusta. Hoy voy a abandonar un poco el mundo de las dos ruedas pero no del motor, me gustaría presentaros a alguien.

Quizá algunos y algunas ya la conozcáis y quizá otros no, pero en estos tiempos en los que nos encontramos, dónde el reconocimiento de la mujer está a la orden del día, no podía dejarme en el tintero contaros la historia de esta increíble mujer, Kitty O´Neil.

Me gustaría mucho que me acompañaseis por este pequeño resumen de su extensa carrera. Año 1977, una mujer a bordo de un Dragster llamado Rocket Car construido por Ky Michaelson bate un récord del mundo en el desierto de Mojave. Recorriendo 394,54 mi/h con salida parada en 3,22″, marca que nadie ha conseguido batir desde entonces y que no fue reconocida por la prohibición de las carreras con coches cohete que eran muy peligrosas.

“Quería hacer algo rápido. Velocidad. Motocicleta. Esquí acuático. Bote. Cualquier cosa”

Kitty Linn O`Neil nació el 24 de marzo de 1946 y ha sido especialista americana y piloto, más conocida cómo “The fastest woman in the World” (“La mujer más rápida del mundo”). Con 5 meses pasó una de las etapas más duras de su vida que le dejó una secuela permanente, perder la audición por completo. Su madre, contraria a rendirse, le enseñó a leer los labios y formar sus propias palabras. Lo hizo colocando las manos de la niña en su garganta para que pudiera sentir las vibraciones de las cuerdas vocales.

En los sucesivos años, Kitty aprendió a tocar el piano – y algún otro instrumento- y se convirtió en una campeona de saltos en trampolín, propuesta para los juegos de Verano de 1964. Desgraciadamente, durante los entrenamientos y pruebas de preparación se rompió la muñeca y contrajo meningitis espinal. Los médicos le daban pocas esperanzas de volver a caminar pero Kitty no se rindió y a las pocas semanas estaba fuera de la cama.

Más tarde, se convirtió en especialista de cine batiendo récords de salto de altura desde edificios o helicópteros para rodar escenas de películas y series.

“Si no hubiera golpeado el centro de la bolsa, probablemente me hubieran matado”, dijo a The Washington Post

Todo su entorno siempre ha dicho que era una “mujer maravilla” en todos los sentidos y fue conocida por ser la doble de Lynda Carter en las escenas peligrosas de 52 capítulos de la primera serie de Wonder Woman.
En la década de los 70, alternaba su trabajo como especialista y doble de cine con pilotar un coche que era más rápido que la velocidad del sonido. Era perfecta, su estatura pequeña le permitía soportar la gran fuerza G con más de 8 Gs, para cualquiera de nosotros significaría morir, de verdad.

Como he mencionado más arriba, fue una gran figura del automovilismo, canotaje y esquí acuático, donde estableció bastantes récords en todas las disciplinas. En 1976 ganó el título de “La mujer más rápida del mundo” conduciendo un vehículo de tres ruedas a 825 Km/H a través del desierto de Alvord, Oregón.

El día 2 de noviembre de 2018, Kitty nos dejaba tras no superar una neumonía que la ha mantenido luchando hasta el final. Gal Galdot, intérprete de la Mujer Maravilla en las nuevas películas de DC Enterntainment, reconoció en sus redes sociales el “gran legado para la familia Wonder Woman que dejó O´Neil”, finalizando su homenaje con estas palabras:

Fuiste notable, fuerte, valiente y resistente, Descansa en paz, Kitty

Os preguntaréis por qué os he querido hablar un poco de Kitty, pues bien, después de leer y leer datos sobre su vida y su trayectoria, Kitty ONeil es para mí un ejemplo de mujer luchadora, fiel a sus principios y un claro ejemplo de que no se es menos por ser mujer, de que siempre hay que luchar por nuestros sueños hasta el final. Una frase muy típica pero que me apetecía compartir con vosotros y con ella despedirme de todas vosotras hasta mi próximo post:

LA PALABRAS “NO PUEDO” NO ESTÁN EN NUESTRO DICCIONARIO!

Nos leemos pronto… Gracias