Llevo semanas volviéndome loca con mi pelo, notándolo seco, deslucido y aburrido. Sí, sí, ABURRIDO. Será que el clima en Madrid es seco, que lo es, o que estoy tomando menos verduras y minerales de los que debería, que seguramente también. Pero mira que he tratado de mimarlo y cuidarlo, hasta he ido a la peluquería y mis puntas seguían sin vida. Y lo más incómodo de todo, cada vez que me quitaba el casco de la moto los pelos se iban con el casco prácticamente de la electricidad que se me pegaba y luego era imposible arreglarlo. 


Estaba harta de hacer trucos del tipo envolverme el pelo después de ponerme un mascarilla con papel film o untarme las puntas con un huevo crudo. Hasta que un buen día vi un súper consejo en Instagram que fue básicamente lo que le devolvió algo de cuerpo a mi pelo. Y ese truco es sencillamente mezclar unas gotas de aceite capilar con la mascarilla. ¡Así de simple! Ahora bien, tiene que ser una mascarilla de hidratación profunda para que te quede un pelo sin encrespamientos, bien sano y fuerte. Tipo cuando sales de la peluquería que tienes un movimiento increíble y por unos segundos te crees celebrity y en tu interior piensas “ojalá me dure toda la semana por favor”, porque sabes que una vez te laves tú el pelo en casa, ya no te podrás volver a peinar igual. 

Después de probar varias yo recomiendo esta mascarilla de Moroccanoil porque es súper ligera pero hidrata muchísimo. Y para el aceite capilar, puede ser de aceite de coco o de oliva.

A mí personalmente me gusta más el de coco (que me deja el pelo muy suelto), porque el de oliva (a menos que tengas el pelo más seco de la historia), me obliga a lavármelo con más frecuencia, debido al uso diario del casco. Si eres de las que lo lleva todos los días y durante bastante tiempo, aunque estemos en invierno, se crea una capa de calor dentro del casco que hace que se engrase más fácilmente. Os recomiendo por ejemplo este de L’oreal Paris.


Hay muchísimas mascarillas y de muchos tipos y colores. Yo os he recomendado los que estoy usando últimamente, pero os dejo también otras opciones para que podáis elegir:


Fructis Hair Food Macadamia
La puedes utilizar como mascarilla, acondicionador y tratamiento en seco sin aclarado. Es perfecta para suavizar el pelo más rebelde e hidratarlo en profundidad.

Restore Mask Treatment de Living Proof
Ideal para el pelo seco y teñido, lo acondiciona y lo fortalece sin añadirle peso.


Masque Magistral de KerastaseNutre el cabello y facilita el peinado, evitando que el cabello se parta. 

Y ya que estoy, voy a compartir con vosotras la receta de cómo hacer tu propia mascarilla en casa que me dio mi peluquera, para las más atrevidas y creativas: 

Mascarilla de aguacate y miel para el pelo

1. Tritura la pulpa de un aguacate en un bol.

2. Añade 1 cucharada de miel y 1 cucharada pequeña de aceite de oliva y remueve batiendo lentamente para que se mezcle todo.

3. Humedece tu pelo con agua tibia.

4. Aplica la mascarilla primero por el cuero cabelludo y luego por medios y puntas.

5. Deja actuar durante 30 minutos y, finalmente, lava el cabello como de costumbre (yo aquí aplico champú dos veces para lavarlo bien). 

Con esto ya podéis ir en moto, salir mientras llueve, haga viento o llevéis gorros, que volveréis a tener control sobre vuestro pelo y recuperaréis el brillo y cuerpo que se merece. Hasta nuestra Ángel favorita, Gigi Hadid no para de recomendarlo en sus redes, y es que ella tiene un truco diferente y más intenso para las que tengan más tiempo libre: ponerse aceite de coco en el cabello (de mitad hacia las puntas solamente), hacerse un moño y dejarlo sin lavar durante dos días. Vale, pensaréis que está loca, pero el secreto del pelazo de esta mujer no puede depender solo de sus genes de liga superior. Y aunque te dé cosa dejar tu pelo con aceite tanto tiempo, lo cierto es que es el truco más infalible para darle a tu pelo un chute de luminosidad.