Podría decirse que desde siempre he estado encima de una moto. Pero mi primer recuerdo es subida a la Honda CBX750 de mi padre cuando yo tenía 7 años. Fue un viaje desde el centro de Madrid hasta El Atazar, y no se me olvidará nunca cuando me regañaba por ir sacando la cabeza por los lados, porque me encantaba ver la carretera y sentir el viento “a todo trapo” en la cara, ¡a veces hasta imaginaba que era yo quien tomaba las curvas! ¿sería yo la niña más feliz del mundo en ese momento? Posiblemente sí.

“¿sería yo la niña más feliz del mundo en ese momento? Posiblemente sí.”

Creo que esa sensación nunca se olvida, y es la que me ha hecho ir creciendo siempre encima de una moto. 18 años después puedo decir que nunca he dejado de sentir esa libertad y felicidad, sensaciones que desde hace un tiempo, encuentro subida a mi propia moto.

Autora: SaraG

Sigue la historia

La primera vez que monté en moto…

Nos encantaría que compartieras con nosotras esa experiencia, cómo fue la primera vez que te subiste a una moto, ¿qué te llevó a introducirte a este gran mundo? ¿qué sentiste? alegría, adrenalina, miedo, indiferencia. Somos muchas y cada una con nuestra anécdota. Bienvenida.

Publicaremos tu historia firmada con tu nombre en la sección Artículos de nuestra web.

Privacidad

Newsletter