Te levantas con una nube en la cabeza, la boca seca y una extraña sensación agarra tu estómago. Es resaca y lo sabes. Ayer te olvidaste de todo lo que sabes sobre moderación y bebiste más de lo que deberías. ¿Recuerdas lo qué bebiste? Hay bebidas que dejan peores resacas coñac, vino tinto, ron, whisky, vino blanco, ginebra y vodka. En fin, ahora te toca afrontar las consecuencias.
Lo primero de todo, paciencia, la mayoría desaparecen en 24 horas de 24 horas.
Bebe agua y más agua.
Si lo necesitas, toma Ibuprofeno pero no paracetamol porque hace que el hígado trabaje todavía más. Descansa todo lo que sea posible, ayudará a que tu cuerpo se recupere de los excesos.
Las vitaminas B1, B6, B12 y vitamina C ayudan a metabolizar el alcohol y puede aliviar un poco el malestar.
Cuida tu dieta. No le des muchas grasas para no hacer trabajar de más a tu cuerpo. Los alimentos que te pueden ayudar son el jengibre (frena las náuseas), los huevos, espárragos, un consomé y frutas, verduras y cereales.
Sobre todo, nada de alcohol. Sólo conseguirás empeorar tu estado.